martes, 13 de octubre de 2009

¿Venganza vs. Justicia?

Imagina por un momento que alguien que se encuentra en una posición superior a ti, por el motivo que sea, se aprovecha de esa situación. Imagina que no se contenta con ridiculizarte, sino que además abusa de ti y te maltrata queriendo dominar tu vida, sabiendo que no puedes escapar. Y ahora contesta. ¿Si tuvieras la oportunidad de vengarte de esa persona con tus propias manos, lo harías?

Lisbeth Salander
lo hace, ¡y de qué manera! Y aquí entra en discusión el concepto de lo que está bien y lo que está mal, es decir, la moral de los pensamientos o de los actos que llevamos a cabo. En un mundo perfecto se podría afirmar que una persona con moral es aquella que sigue unas normas internas que tienen como protagonista el respeto humano. Pero ¿es inmoral que Lisbeth se tome la justicia por su mano y le haga pagar por lo que ha hecho?, ¿o lo es el hecho de que su abogado, la persona que debería protegerla, haga todo lo que le hace y se salga con la suya? Lisbeth se encuentra sola en esta situación. No puede contar con la ayuda de la policía ni de la justicia, ¿y por eso debe aguantar?.

Al plantear esta última cuestión, me quedo en silencio y sin darme cuenta me pongo a reflexionar. Para contar con un poco de ayuda externa consulto el diccionario esencial de la lengua española, y leo: Justicia. Principio moral que lleva a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece. ¿Qué le corresponde a alguien que hace todo lo que Bjurman le hace a Lisbeth? Mi primera respuesta es la cárcel, aún sabiendo que no siempre es la solución; pero Lisbeth no tiene esa opción, así que decide tomarse la justicia por su mano. Lisbeth le da a Bjurman lo que le corresponde, pasar por lo mismo por lo que ella ha pasado. Y para que no se olvide, le tatúa en el estómago la ya conocida frase: "Eres un sádico cerdo, un hijo de puta y un violador". ¿Acaso no lo es?
Por Lluïsa Oller Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada